Educación Financiera, Trading y Análisis de Mercados Globales
Tipos de deuda

Tipos de Deuda

Según diferentes bibliografías encontrarán seguramente distintas clasificaciones de los tipos de deuda en la economía. En esta oportunidad analizaremos las deudas desde la perspectiva que más nos interesa para las finanzas personales y nuestras economías familiares.

Se trata de la clasificación más sencilla de comprender y la que menos se explica habitualmente. Comenzaremos describiendo brevemente cada una:

Deudas Malas

Este tipo de deudas son las contraídas con el fin de adquirir objetos pasivos, es decir, un bien, como puede ser un vehículo, que compramos por impulso sin necesitarlo realmente, y que sabemos que no nos generará ningún ingreso a futuro. Al contrario, lo más probable es que incremente nuestros costos fijos mensuales.

Deudas Buenas

Se trata de aquellas deudas que adquirimos con el fin de comprar un bien activo, es decir un objeto que nos generará, en forma inmediata o a futuro, un ingreso y un flujo de efectivo tal que permita cubrir la deuda y sus intereses sin demasiados problemas. Ejemplos de este tipo de bienes pueden ser un inmueble que nos brinda un alquiler o bien acciones de empresas sólidas con sus respectivos dividendos.

Si bien todas las deudas nos generan la obligación de pagar intereses, en el caso de las deudas buenas, la rentabilidad que nos ofrece es mayor a su costo.

Tips para analizar tus deudas

No se trata de no comprar, sino de evitar las compras compulsivas. Antes de adquirir cualquier objeto, deberíamos hacer un análisis de nuestros ingresos y del nivel de necesidad que representa ese bien en nuestra vida cotidiana.

  • ¿Lo necesito realmente?
  • ¿Va a generar algún ingreso inmediato o a futuro?
  • ¿Qué nivel de intereses debería pagar en el caso de adquirirlo a través de deuda?
  • ¿Cuál es el nivel de riesgo asociado a la compra?

La diferencia fundamental al adquirir un bien con deuda mala es que simplemente va a representar una salida de dinero en tus finanzas personales. En cambio, al adquirirlo con deuda buena, seguramente su flujo de efectivo futuro permitirá que cubras los intereses de la deuda sin disminuir tu capital e incluso, si es un buen negocio, lo incrementarás.

No deberíamos asumir deuda mala en absoluto, ahora si es una necesidad de urgencia y no podemos evitarlo, recomendamos que tu deuda no supere el 10% o 20% del total de tus ingresos. Recuerde que debemos dormir tranquilos todas las noches, así que utilice el sentido común al calcular sus porcentajes. No asuma más riesgos de lo que le permita su capacidad de pago, por ejemplo, si contrae una deuda para pagar un inmueble que va a alquilar, recuerde que debe afrontar los gastos en caso de que el inquilino decida irse.

Te esperamos en Twitch y Youtube. Sumate al grupo VIP de Discord y a nuestros grupos de Telegram!

Fuentes:

Aviso Legal

Inversiones en el mundo deslinda cualquier tipo de responsabilidad y/o acciones que puedan derivar de la malinterpretación de lo vertido por este medio. La información brindada por este medio no debe ser tomada como un asesoramiento y/o recomendación, adquisición, transacción, estímulo, compra-venta, negociación, especulación a invertir en instrumentos financieros y/o similares.

El contenido y los comentarios aquí difundidos sólo tienen una mera finalidad educativa e informativa. No deben ser considerados como consejos o recomendaciones para invertir “dinero real”. Por ello, siempre aconsejamos practicar con una cuenta demo con “dinero virtual” (ficticio) para aprender y de ese modo lograr (a largo plazo) realizar decisiones propias.