Productos derivados

Productos Derivados

Los productos derivados son instrumentos financieros cuyo valor deriva de la evolución de activos subyacentes. Estos últimos pueden ser tangibles como las materias primas y metales preciosos, o activos financieros como las acciones e índices.

Generalmente, este tipo de producto se utiliza para reducir el riesgo de una cartera de inversión mediante operaciones de cobertura. Aunque también se operan con el objetivo de aprovechar la direccionalidad del precio.

Las operaciones de cobertura consisten en tomar una posición contraria a la que ya se tiene en el mercado al contado. Los precios de los mercados al contado y derivados se encuentran totalmente correlacionados, gracias a mecanismos de arbitraje. Mediante este tipo de operaciones lo que se consigue es compensar la potencial pérdida de la posición al contado con una potencial ganancia en los derivados.

Principales productos derivados

Futuros:

El mercado de futuros es un mercado centralizado donde se acuerda el intercambio obligatorio de una determinada cantidad de un activo, a un precio determinado, en una fecha futura determinada.

La existencia de una Cámara de compensación permite que las partes negociadoras de un contrato no se obliguen entre sí, sino que lo hacen con respecto a la Cámara. La misma exige a las partes un depósito en garantía al momento de efectuar la operación. De esta manera, elimina el riesgo de contrapartida y permite el anonimato de las partes en el proceso de contratación. Todos los días, cuando se cierra la sesión, se procede al cálculo de las pérdidas y ganancias generadas por cada posición.

Este tipo de contratos se puede comprar con la intención de mantener el compromiso hasta la fecha de vencimiento (como operación de cobertura); o también para operaciones de tipo especulativo ya que no es necesario mantener la posición abierta hasta su vencimiento. En cualquier momento, se puede cerrar la posición con una operación de signo contrario a la inicialmente efectuada.

Cuando llega la fecha de vencimiento, la posición se cierra automáticamente. Si era una posición de compra, una vez llegado el vencimiento si el precio del futuro es menor que el precio de liquidación, habrá beneficio; en caso contrario habrá pérdidas. Si la posición abierta era una venta, una vez llegado el vencimiento si el precio del futuro es mayor que el precio de liquidación, habrá beneficio; en caso de que ocurra lo contrario obtendremos pérdidas.

En caso de desear mantenerla abierta se debe efectuar un roll-over de manera manual con el que traspasamos la posición a la siguiente fecha de vencimiento.

Opciones financieras:

A diferencia de los futuros, los contratos de opciones otorgan al comprador el derecho pero no la obligación de ejecutar la compra-venta del activo negociado en el momento del vencimiento. Por el contrario, el vendedor, sí estará obligado a comprar o vender en caso que el comprador ejecute su derecho. Al derecho de compra lo denominamos call y al derecho de venta put.

El comprador, al sólo tener derechos, hace que su pérdida esté limitada al valor de la prima, el costo de la opción. El vendedor, siempre cobrará la prima, se ejerza o no el contrato. Es decir, el comprador tendrá siempre tiene pérdidas limitadas y ganancias ilimitadas, mientras que el vendedor deberá asumir pérdidas ilimitadas y ganancias limitadas.

Si al momento de ejercer la opción el comprador obtiene ganancias se clasifica como opción “in the money” o “dentro del dinero”. El precio del activo subyacente es superior en caso de una call e inferior en caso de una opción put.

Si al ejercer la opción no obtenemos beneficios, se denomina “out of the money” o “fuera del dinero”. El precio del activo subyacente es inferior al precio de ejercicio de la opción call o superior en caso de una opción put.

La opción se encontrará “en el dinero” o “at the money” si al ejercerla se encuentra en la frontera del beneficio y pérdida debido a la cercanía entre el precio del activo subyacente y el precio de ejercicio de la opción.

Warrants:

Son productos derivados muy parecidos a una opción de compra. Ofrecen al comprador el derecho, pero no la obligación de comprar acciones comunes directamente de una compañía a un precio fijo por un período determinado. De hecho, podemos catalogarlos como un tipo de opción. Ambas, otorgan un derecho de compra o de venta a su comprador. La principal diferencia entre un warrant y una opción, es que los warrants se negocian en un mercado no regulado, denominado OTC “over the counter”, y se compran a un emisor. Por ello solo se pueden comprar, mientras que cualquiera puede comprar o vender opciones en el mercado regulado (actuando como emisor).

Forward:

En esencia, este tipo de productos derivados funcionan de la misma manera que los futuros. Su principal diferencia radica en que los forwards son contratos entre privados, por lo que se realizan en mercados no regulados OTC “over the counter”. Las condiciones se fijan según las necesidades de las partes, no de forma estandarizada como ocurre en los futuros.

En los mercados OTC, si bien pueden existir acuerdos de procedimiento, no existe un órgano de compensación y liquidación que intermedie entre las partes y garantice el cumplimiento de las obligaciones convenidas por las mismas.

Swaps:

Son contratos entre privados, ejecutados en mercados no centralizados, en los cuales las partes se comprometen a intercambiar una serie de flujos de dinero en fechas futuras. Podemos destacar dos motivos por los que se tendrá interés en utilizar un swap:

  • Cambiar nuestros bienes o recursos futuros: Será interesante para nuestro negocio intercambiar durante un tiempo bienes o recursos que generaremos por otros bienes o recursos necesarios para nuestra actividad.
  • Especulación: Si nuestra visión es que los bienes que recibiremos a futuro van a suponer para nosotros mayor valor que los bienes que entregaremos a futuro.

CFDs:

Este tipo de productos derivados consisten en contratos entre dos partes ejecutados en mercados no centralizados que permiten beneficiarse del movimiento del precio de los activos subyacentes (acciones, divisas, índices, materias primas) sin necesidad de ser titulares de los mismos.

Mediante estos contratos se acuerda negociar sobre la diferencia en el valor de un activo entre el nivel de precio en el que el contrato se abre y el nivel de precio en el que se cierra. Uno de los mayores beneficios del trading de CFD es que podemos invertir en el movimiento de precios en ambos sentidos. Los resultados dependerán del grado de exactitud de nuestra previsión.

Te esperamos en Twitch y Youtube. Sumate al grupo VIP de Discord y a nuestros grupos de Telegram!

Fuentes:

Aviso Legal

Inversiones en el mundo deslinda cualquier tipo de responsabilidad y/o acciones que puedan derivar de la malinterpretación de lo vertido por este medio. La información brindada por este medio no debe ser tomada como un asesoramiento y/o recomendación, adquisición, transacción, estímulo, compra-venta, negociación, especulación a invertir en instrumentos financieros y/o similares.

El contenido y los comentarios aquí difundidos sólo tienen una mera finalidad educativa e informativa. No deben ser considerados como consejos o recomendaciones para invertir “dinero real”. Por ello, siempre aconsejamos practicar con una cuenta demo con “dinero virtual” (ficticio) para aprender y de ese modo lograr (a largo plazo) realizar decisiones propias.