Bandas de Bollinger

Las bandas de Bollinger fueron introducidas en la década de 1980 por John Bollinger. El indicador se calcula a partir de una media móvil de 20 períodos y dos curvas que envuelven al gráfico del precio a dos desviaciones estándar. Estas últimas se ubican por encima y por debajo del promedio móvil formando una banda “superior” y una banda “inferior”. De esta manera, se genera un canal dinámico en donde es más probable que varíe el precio del activo.

Bandas de Bollinger
Bandas de Bollinger. Gráfico de Investing.

Cuando los precios mantienen un comportamiento al alza, fluctúan entre la línea media y la banda superior, mientras que los precios de un activo con un comportamiento a la baja fluctuarán entre la línea media y la banda inferior. Cuando los precios sobrepasan las bandas externas, se interpreta como una sobrecompra (por encima de la banda superior) o sobreventa (por debajo de la banda inferior) según corresponda.

Las bandas externas son una medida de volatilidad del precio. Por este motivo, suelen utilizarse para operar opciones, observando su amplitud. El ensanchamiento y estrechez de las bandas permite identificar mayor o menor volatilidad respectivamente. Debemos tener en cuenta que luego de períodos de estrechamiento de las bandas, suelen producirse movimientos más rápidos e interesantes.

Bandas de Bollinger. Gráfico de Investing.

Si las bandas permanecen paralelas durante un largo tiempo, el precio oscilará entre las mismas formando un canal. Cuando el movimiento se origina en una de las bandas suele tener como objetivo la banda opuesta, lo cual facilita establecer estos objetivos de precios. Si este comportamiento se repite en un mercado en consolidación, el trader podrá observar que el precio se acerca al límite de su rango de negociación cuando toca la banda superior o inferior según corresponda. Esto implicará mayor probabilidad de un cambio en la tendencia del precio.

Cuando aumenta mucho la volatilidad y las bandas se separan de la línea media, puede estar anticipando el fin de una tendencia. Por otra parte, cuando cae la volatilidad y las bandas se acercan mucho a la línea media, el mercado podría estar por iniciar una nueva tendencia.

En conclusión, las bandas de Bollinger permiten visualizar fácilmente la volatilidad del precio de una acción. Sin embargo, no debemos tomar como señal de entrada el simple hecho de que el precio toque las bandas, estos indicativos deberían analizarse junto a otros factores antes de tomar decisiones de inversión.

Artículos y videos relacionados:

Fuentes: Imagen de Csaba Nagy en Pixabay